Buscador de productos

Ingresa aquí el nombre del producto

Tipo de producto

Líneas de productos

Principio Activo

Medicamento:

Rimox®

Cada mL de Risperidona solución Oral contiene: Risperidona 1 mg

Este producto debe ser prescrito bajo receta médica. La información publicada, es para uso exclusivo de profesionales legalmente habilitados para prescribir o dispensar productos farmacéuticos de conformidad con las normas del “Reglamento del Sistema Nacional de Control de los Productos Farmacéuticos de Uso Humano”. Cualquier usuario que desee información acerca de los productos de Laboratorio Chile S.A. deberá consultar a su médico. Laboratorio Chile S.A. no se hace responsable por el uso indebido de la información contenida en este catálogo.

Imagen referencial con el fin de facilitar la identificación de falsificaciones.

Medicamento:

Rimox®

Imagen referencial con el fin de facilitar la identificación de falsificaciones.

Cada mL de Risperidona solución Oral contiene: Risperidona 1 mg

Este producto debe ser prescrito bajo receta médica. La información publicada, es para uso exclusivo de profesionales legalmente habilitados para prescribir o dispensar productos farmacéuticos de conformidad con las normas del “Reglamento del Sistema Nacional de Control de los Productos Farmacéuticos de Uso Humano”. Cualquier usuario que desee información acerca de los productos de Laboratorio Chile S.A. deberá consultar a su médico. Laboratorio Chile S.A. no se hace responsable por el uso indebido de la información contenida en este catálogo.

Excipientes: Ácido Benzoico, Sorbitol, Agua purificada.

Clasificación: Antipsicótico.

Indicaciones:
  • – Tratamiento de alteraciones del comportamiento en pacientes con demencia.

  • – Como monoterapia o como tratamiento adyuvante para el tratamiento, a corto plazo, de la manía aguda.

  • – En el tratamiento sintomático de trastornos de conducta u otras conductas disruptivas en niños y adolescentes.

  • – Para el tratamiento sintomático de pacientes con autismo a partir de los 5 años.

  • – Esquizofrenia: Adultos y adolescentes mayores de 13 años de edad.

  • – Manía bipolar: niños mayores de 10 años y adolescentes.

Contraindicaciones:

Hipersensibilidad o alergia a la droga o a alguno de los excipientes.
Embarazo y Lactancia. 

Interacciones:

Tomar esta medicina con otras drogas que le causen sueño puede empeorar estos efectos. Pregúntele a su médico antes de tomar risperidona con una pastilla para dormir, narcótico para el dolor, relajante muscular, 0 medicina para la ansiedad, depresión, o convulsiones.

Uso conjuntamente con Furosemida: En pacientes ancianos con demencia se ha descrito un incremento en la mortalidad cuando fueron tratados con furosemida (un diurético) más risperidona. El médico debe estar al tanto si el paciente está siendo tratado con risperidona en caso que decida prescribir furosemida.

Otras drogas pueden interactuar con risperidona, incluyendo medicinas que se obtienen con o sin receta, vitaminas, y productos herbarios. Dígale a cada uno de sus doctores acerca de todas las medicinas que usted esté usando ahora, y cualquier medicina que usted comience o deje de usar, incluso aquellas que no requieren de receta médica para adquirirlas.

 

Advertencias:

Para asegurarse que risperidona es segura para usted, dígale a su médico si usted tiene:
– enfermedad del corazón, presión arterial alta; problemas del ritmo cardíaco.
– enfermedad de las arterias coronarias o ataque cardíaco reciente;
– diabetes (o factores de riesgo como obesidad o historial de familia de diabetes);
– un historial de conteo bajo de glóbulos blancos;
– enfermedad del hígado o riñón;
– un historial de convulsiones;
– historial de cáncer a la mama;
– baja densidad mineral ósea;
– dificultad al tragar;
– enfermedad de Parkinson;
– si usted está deshidratado; o
– si usted también toma medicina para la presión arterial.
Durante un tratamiento a largo plazo, podría causar espasmos musculares faciales involuntarios. Si esto ocurre, consulte con su doctor. Muy raramente podría presentarse un estado de confusión, una disminución del estado de conciencia, fiebre alta o rigidez muscular. Si esto ocurriera contacte a su doctor y dígale que está tomando Risperidona.
A menos que el médico lo considere estrictamente necesario, se debe evitar el uso de este medicamento en pacientes ancianos afectados de psicosis asociada a demencia, por cuanto se ha descrito que aumenta la probabilidad de estos efectos adversos, incluyendo muerte. Los factores de riesgo asociados que pueden elevar la posibilidad de efectos adversos son: hipertensión arterial, tabaquismo, diabetes y fibrilación auricular, entre otros. Al respecto, se debe informar inmediatamente al médico si el paciente comienza a presentar alguno de los siguientes síntomas: repentina debilidad, entumecimiento en la cara, brazos o piernas y problemas en el lenguaje o la visión. En consecuencia, en ancianos con demencia, el uso de este medicamento se debe limitar al menor tiempo posible, siempre y cuando los síntomas no hayan respondido a otro tipo de medidas.
En algunos casos este medicamento puede provocar hiperglicemia (aumento de los niveles de azúcar en la sangre). Por tanto antes de consumir este medicamento, debe comunicar al médico si el paciente sufre de diabetes mellitus o existen antecedentes de riesgo para esa enfermedad (por ejemplo obesidad o historia familiar de diabetes mellitus).
El médico podrá ordenar que se le practique un test de glicemia en ayunas al inicio y durante el tratamiento con este medicamento. Se debe consultar al médico en caso que se presenten síntomas que hagan sospechar de hiperglicemia, estos incluyen hambre inusual, sed intensa, orinar más que lo habitual y debilidad.
Uso concomitante con Furosemida: (Ver Interacciones)

 

 

Reacciones Adversas

Busque atención médica de emergencia si usted tiene alguno de estos síntomas de una reacción alérgica: ronchas; dificultad para respirar; hinchazón de su cara, labios, lengua, o garganta.
Llame a su médico de inmediato si usted tiene:
– movimientos musculares incontrolables en su cara (movimiento de la boca, labios, lengua, ojos o parpadeo, ceño fruncido);
-hinchazón y sensibilidad de las mamas (en los hombres o las mujeres), secreción por el pezón, impotencia, pérdida del interés en el sexo, períodos menstruales ausentes;
-reacción severa del sistema nervioso músculos muy tiesos (rígidos), fiebre alta, sudoración, confusión, latidos cardíacos rápidos o desiguales, temblores, sensación de que se puede desmayar;
– niveles bajos de glóbulos blancos, debilidad o sensación de enfermedad repentina, fiebre, escalofríos, dolor de garganta, llagas en la boca, encías rojas o hinchadas, dificultad al tragar, llagas en la piel, síntomas del resfrío o de la gripe, tos, dificultad para respirar;
niveles bajos de plaquetas en la sangre
-moretones fáciles, sangrado inusual (nariz, boca, vagina, o recto), manchas debajo de Ia piel en forma de puntos morados o rojos;
– nivel alto de azúcar en la sangre
– aumento de sed, aumento de querer orinar, hambre, boca seca, aliento con olor a fruta, somnolencia, piel seca, visión borrosa, pérdida de peso;
– erección del pene que duele o que dura 4 horas o más.

Efectos secundarios comunes pueden incluir:
– dolor de cabeza;
– mareo, somnolencia, sensación de cansancio;
– temblores, movimientos espasmódicos o movimientos musculares incontrolables;
agitación, ansiedad, sentirse inquieto;
– sentirse deprimido;
– boca seca, malestar estomacal, estreñimiento;
– ganancia de peso; o
– dolor en sus brazos o piernas.

Embarazo y Lactancia:
Dígale a su médico si usted está embarazada o planea quedar embarazada mientras está tomando risperidona o durante las siguientes 12 semanas después de dejar de usarlas.
Tomar un medicamento antipsicótico durante Ios últimos 3 meses del embarazo puede causar problemas en el recién nacido, tales como síntomas de abstinencia, problemas de la respiración o de alimentación, estar inquieto, temblores, y músculos rígidos o flácidos. Sin embargo, usted puede tener síntomas de abstinencia u otros problemas si deja de tomar su medicina durante el embarazo. Si usted queda embarazada mientras está tomando risperidona, no deje de tomar sin el consejo de su médico.
Risperidona puede pasar a la leche materna y causarle daño al bebé lactante.
No amamante a su bebé mientras esté tomando esta medicina y por un mínimo de 12 semanas después de que su tratamiento termine.

 

Precauciones:

Esta medicina puede perjudicar sus pensamientos o reacciones.Tenga cuidado si usted conduce un vehículo o tiene que hacer algo que requiera que se mantenga en alerta.
Evite levantarse muy rápido de la posición de sentado o acostado, ya que puede sentirse mareado. Levántese despacio y estabilícese para evitar que se caiga.
Beber alcohol puede aumentar ciertos efectos secundarios de risperidona.
Mientras está tomando risperidona, usted puede tener más sensibilidad a temperaturas extremas como condiciones de mucho calor y mucho frío.
Evite enfriarse mucho, o sobrecalentarse o deshidratarse. Beba bastante líquido, en particular en clima muy caluroso y cuando haga ejercicio.
Mientras use Risperidona, controle su peso. Puede producir aumento del apetito.

 

Dosis y modo de empleo:

El médico debe indicar la posología y el tiempo de tratamiento apropiados a su caso particular, no obstante la dosis usual recomendada es:

 

Para psicosis en adultos y adolescentes mayores de 15 años de edad:

El tratamiento se inicia gradualmente. Por ejemplo: 2 mg el primer día y 4 mg el segundo día. A partir de entonces, la dosis puede mantenerse o ser adaptada si fuera necesario.

Para tratamiento a largo plazo, la dosis es de 4 a 6 mg al día. Sin embargo, una dosis más baja puede ser suficiente.

La cantidad total diaria puede ser tomada de una vez o dividida en dos tomas, una en la mañana y una en la tarde.

Su doctor le dirá cuántos mL de solución debe tomar en su caso particular.

 

Para psicosis en pacientes de edad avanzada:

Se recomienda tomarla mitad de la dosis prescrita en adultos, dividida en dos tomas al día de 0,5 mg cada una. El medicamento se puede aumentar gradualmente de 1 a 2 mg dos veces al día.

En tratamiento a largo plazo, la cantidad total diaria puede también tomarse de una sola vez. Su doctor le dirá cuántos comprimidos o cuántos mide solución debe tomar en su caso particular.

 

Para alteraciones del comportamiento en pacientes con demencia (sólo si el médico lo considera estrictamente necesario): Usualmente es suficiente con alrededor de un cuarto de la dosis prescrita en adultos. Se recomienda empezar con 0,5 mg al día dividido en dos

tomas (es decir 0,25 mg cada vez). Esta dosis puede ser aumentada con incrementos de 0,5 mg por día, preferiblemente no más frecuentemente que día por medio.

En tratamientos a largo plazo, la dosis usual es de 1 mg al día. Esta puede ser tomada de una vez o dividida en dos tomas (vale decir 0,5 mg por toma). Su doctor determinará cuál es la dosis adecuada en su situación particular, pero rara vez se requiere más de 2 mg al día como dosis total.

 

Para esquizofrenia en adolescentes: Se recomienda una dosis inicial de 0,5 mg al día. Si es necesario, se puede ajustar gradualmente con una

frecuencia de no más que día por medio, hasta una dosis total diaria de 3 mg. Por lo general, Risperidona es eficaz entre 1-6 mg.

 

Para el tratamiento de alteraciones maníacas en adultos: Iniciar el tratamiento con 2 o 3 mg una vez al día. La dosis se pueden aumentar a 1 mg

como máximo pero no con una frecuencia mayor que día por medio. La mayoría de los pacientes sienten mejoría con dosis entre 1-6 mg.

 

Para alteraciones maníacas en niños y adolescentes: Se inicia el tratamiento con 0,5 mg al día. La dosis 5 puede aumentar de 0,5 a 1 mg, pero no con una frecuencia mayor que día por medio, hasta 2,5 mg diarios. La dosis eficaz se encuentra entre 0,5-6 mg.

 

Para conductas disruptivas en adultos: Personas con más de 50 kg de peso, se inicia con 0,5 mg al día; se aumenta de a 0,5 mg pero no con una frecuencia mayor a día por medio hasta 1,5 mg diario. Para personas que pesan menos de 50 kg, el tratamiento se inicia con 0,25 mg/día y se aumenta de a 0,25 mg pero no con una frecuencia mayor a día por medio.

Las dosis más eficaces están entre 0,25-0,75 mg diarios.

 

Niños y adolescentes con autismo: Para pacientes con menos de 20 kg de peso, se inicia el tratamiento con 0,25 mg al día. La dosis se aumenta de a 0,25 mg, comenzando el cuarto día de tratamiento. En el día 14, su médico podrá aumentar su dosis en 0,25 mg/día. El médico podrá aumentar la dosis total hasta 1,5 mg. Con niños de más de 20 kg de peso el tratamiento se inicia con 0,5 mg al día e incrementos de 0,5 mg desde el cuarto

día de iniciado el tratamiento. En el día 14, la dosis podrá ser aumentada en 0,5 mg por día.

La dosis máxima diaria no debe ser mayor de 2,5 mg si el peso está entre 20-45 kg 0 de 3,5 mg si el peso es mayor a 45 kilos.

 

Pacientes con daño renal o hepático: Su médico le indicará su dosis de acuerdo a la funcionalidad de sus riñones e hígado.

Sobredosis

Puede producirse uno o más de los signos siguientes: estado reducido de conciencia, somnolencia, insomnio, temblor excesivo o rigidez muscular excesiva. Generalmente estos efectos son inofensivos. Sin embargo, si se presenta alguno usted debe contactar inmediatamente a su doctor. Debe acudir al centro asistencial más cercano si sospecha sobredosis.

Condiciones de almacenamiento:

Mantener fuera del alcance de los niños; en su envase original; protegido del calor, luz y humedad. No use este producto después de la fecha de vencimiento indicada en el envase. Almacenar a temperatura menor a 30ºC.

 

No repita el tratamiento sin indicación médica 

No recomiende este medicamento a otra persona. 

Indicaciones:


  • – Tratamiento de alteraciones del comportamiento en pacientes con demencia.


  • – Como monoterapia o como tratamiento adyuvante para el tratamiento, a corto plazo, de la manía aguda.


  • – En el tratamiento sintomático de trastornos de conducta u otras conductas disruptivas en niños y adolescentes.


  • – Para el tratamiento sintomático de pacientes con autismo a partir de los 5 años.


  • – Esquizofrenia: Adultos y adolescentes mayores de 13 años de edad.


  • – Manía bipolar: niños mayores de 10 años y adolescentes.
Contraindicaciones:
Hipersensibilidad o alergia a la droga o a alguno de los excipientes. Embarazo y Lactancia. 
Interacciones:
Tomar esta medicina con otras drogas que le causen sueño puede empeorar estos efectos. Pregúntele a su médico antes de tomar risperidona con una pastilla para dormir, narcótico para el dolor, relajante muscular, 0 medicina para la ansiedad, depresión, o convulsiones. Uso conjuntamente con Furosemida: En pacientes ancianos con demencia se ha descrito un incremento en la mortalidad cuando fueron tratados con furosemida (un diurético) más risperidona. El médico debe estar al tanto si el paciente está siendo tratado con risperidona en caso que decida prescribir furosemida. Otras drogas pueden interactuar con risperidona, incluyendo medicinas que se obtienen con o sin receta, vitaminas, y productos herbarios. Dígale a cada uno de sus doctores acerca de todas las medicinas que usted esté usando ahora, y cualquier medicina que usted comience o deje de usar, incluso aquellas que no requieren de receta médica para adquirirlas.  
Advertencias:
Para asegurarse que risperidona es segura para usted, dígale a su médico si usted tiene: – enfermedad del corazón, presión arterial alta; problemas del ritmo cardíaco. – enfermedad de las arterias coronarias o ataque cardíaco reciente; – diabetes (o factores de riesgo como obesidad o historial de familia de diabetes); – un historial de conteo bajo de glóbulos blancos; – enfermedad del hígado o riñón; – un historial de convulsiones; – historial de cáncer a la mama; – baja densidad mineral ósea; – dificultad al tragar; – enfermedad de Parkinson; – si usted está deshidratado; o – si usted también toma medicina para la presión arterial. Durante un tratamiento a largo plazo, podría causar espasmos musculares faciales involuntarios. Si esto ocurre, consulte con su doctor. Muy raramente podría presentarse un estado de confusión, una disminución del estado de conciencia, fiebre alta o rigidez muscular. Si esto ocurriera contacte a su doctor y dígale que está tomando Risperidona. A menos que el médico lo considere estrictamente necesario, se debe evitar el uso de este medicamento en pacientes ancianos afectados de psicosis asociada a demencia, por cuanto se ha descrito que aumenta la probabilidad de estos efectos adversos, incluyendo muerte. Los factores de riesgo asociados que pueden elevar la posibilidad de efectos adversos son: hipertensión arterial, tabaquismo, diabetes y fibrilación auricular, entre otros. Al respecto, se debe informar inmediatamente al médico si el paciente comienza a presentar alguno de los siguientes síntomas: repentina debilidad, entumecimiento en la cara, brazos o piernas y problemas en el lenguaje o la visión. En consecuencia, en ancianos con demencia, el uso de este medicamento se debe limitar al menor tiempo posible, siempre y cuando los síntomas no hayan respondido a otro tipo de medidas. En algunos casos este medicamento puede provocar hiperglicemia (aumento de los niveles de azúcar en la sangre). Por tanto antes de consumir este medicamento, debe comunicar al médico si el paciente sufre de diabetes mellitus o existen antecedentes de riesgo para esa enfermedad (por ejemplo obesidad o historia familiar de diabetes mellitus). El médico podrá ordenar que se le practique un test de glicemia en ayunas al inicio y durante el tratamiento con este medicamento. Se debe consultar al médico en caso que se presenten síntomas que hagan sospechar de hiperglicemia, estos incluyen hambre inusual, sed intensa, orinar más que lo habitual y debilidad. Uso concomitante con Furosemida: (Ver Interacciones)    
Reacciones Adversas
Busque atención médica de emergencia si usted tiene alguno de estos síntomas de una reacción alérgica: ronchas; dificultad para respirar; hinchazón de su cara, labios, lengua, o garganta. Llame a su médico de inmediato si usted tiene: – movimientos musculares incontrolables en su cara (movimiento de la boca, labios, lengua, ojos o parpadeo, ceño fruncido); -hinchazón y sensibilidad de las mamas (en los hombres o las mujeres), secreción por el pezón, impotencia, pérdida del interés en el sexo, períodos menstruales ausentes; -reacción severa del sistema nervioso músculos muy tiesos (rígidos), fiebre alta, sudoración, confusión, latidos cardíacos rápidos o desiguales, temblores, sensación de que se puede desmayar; – niveles bajos de glóbulos blancos, debilidad o sensación de enfermedad repentina, fiebre, escalofríos, dolor de garganta, llagas en la boca, encías rojas o hinchadas, dificultad al tragar, llagas en la piel, síntomas del resfrío o de la gripe, tos, dificultad para respirar; niveles bajos de plaquetas en la sangre -moretones fáciles, sangrado inusual (nariz, boca, vagina, o recto), manchas debajo de Ia piel en forma de puntos morados o rojos; – nivel alto de azúcar en la sangre – aumento de sed, aumento de querer orinar, hambre, boca seca, aliento con olor a fruta, somnolencia, piel seca, visión borrosa, pérdida de peso; – erección del pene que duele o que dura 4 horas o más. Efectos secundarios comunes pueden incluir: – dolor de cabeza; – mareo, somnolencia, sensación de cansancio; – temblores, movimientos espasmódicos o movimientos musculares incontrolables; agitación, ansiedad, sentirse inquieto; – sentirse deprimido; – boca seca, malestar estomacal, estreñimiento; – ganancia de peso; o – dolor en sus brazos o piernas. Embarazo y Lactancia: Dígale a su médico si usted está embarazada o planea quedar embarazada mientras está tomando risperidona o durante las siguientes 12 semanas después de dejar de usarlas. Tomar un medicamento antipsicótico durante Ios últimos 3 meses del embarazo puede causar problemas en el recién nacido, tales como síntomas de abstinencia, problemas de la respiración o de alimentación, estar inquieto, temblores, y músculos rígidos o flácidos. Sin embargo, usted puede tener síntomas de abstinencia u otros problemas si deja de tomar su medicina durante el embarazo. Si usted queda embarazada mientras está tomando risperidona, no deje de tomar sin el consejo de su médico. Risperidona puede pasar a la leche materna y causarle daño al bebé lactante. No amamante a su bebé mientras esté tomando esta medicina y por un mínimo de 12 semanas después de que su tratamiento termine.  
Precauciones:
Esta medicina puede perjudicar sus pensamientos o reacciones.Tenga cuidado si usted conduce un vehículo o tiene que hacer algo que requiera que se mantenga en alerta. Evite levantarse muy rápido de la posición de sentado o acostado, ya que puede sentirse mareado. Levántese despacio y estabilícese para evitar que se caiga. Beber alcohol puede aumentar ciertos efectos secundarios de risperidona. Mientras está tomando risperidona, usted puede tener más sensibilidad a temperaturas extremas como condiciones de mucho calor y mucho frío. Evite enfriarse mucho, o sobrecalentarse o deshidratarse. Beba bastante líquido, en particular en clima muy caluroso y cuando haga ejercicio. Mientras use Risperidona, controle su peso. Puede producir aumento del apetito.  
Dosis y modo de empleo:
El médico debe indicar la posología y el tiempo de tratamiento apropiados a su caso particular, no obstante la dosis usual recomendada es:   Para psicosis en adultos y adolescentes mayores de 15 años de edad: El tratamiento se inicia gradualmente. Por ejemplo: 2 mg el primer día y 4 mg el segundo día. A partir de entonces, la dosis puede mantenerse o ser adaptada si fuera necesario. Para tratamiento a largo plazo, la dosis es de 4 a 6 mg al día. Sin embargo, una dosis más baja puede ser suficiente. La cantidad total diaria puede ser tomada de una vez o dividida en dos tomas, una en la mañana y una en la tarde. Su doctor le dirá cuántos mL de solución debe tomar en su caso particular.   Para psicosis en pacientes de edad avanzada: Se recomienda tomarla mitad de la dosis prescrita en adultos, dividida en dos tomas al día de 0,5 mg cada una. El medicamento se puede aumentar gradualmente de 1 a 2 mg dos veces al día. En tratamiento a largo plazo, la cantidad total diaria puede también tomarse de una sola vez. Su doctor le dirá cuántos comprimidos o cuántos mide solución debe tomar en su caso particular.   Para alteraciones del comportamiento en pacientes con demencia (sólo si el médico lo considera estrictamente necesario): Usualmente es suficiente con alrededor de un cuarto de la dosis prescrita en adultos. Se recomienda empezar con 0,5 mg al día dividido en dos tomas (es decir 0,25 mg cada vez). Esta dosis puede ser aumentada con incrementos de 0,5 mg por día, preferiblemente no más frecuentemente que día por medio. En tratamientos a largo plazo, la dosis usual es de 1 mg al día. Esta puede ser tomada de una vez o dividida en dos tomas (vale decir 0,5 mg por toma). Su doctor determinará cuál es la dosis adecuada en su situación particular, pero rara vez se requiere más de 2 mg al día como dosis total.   Para esquizofrenia en adolescentes: Se recomienda una dosis inicial de 0,5 mg al día. Si es necesario, se puede ajustar gradualmente con una frecuencia de no más que día por medio, hasta una dosis total diaria de 3 mg. Por lo general, Risperidona es eficaz entre 1-6 mg.   Para el tratamiento de alteraciones maníacas en adultos: Iniciar el tratamiento con 2 o 3 mg una vez al día. La dosis se pueden aumentar a 1 mg como máximo pero no con una frecuencia mayor que día por medio. La mayoría de los pacientes sienten mejoría con dosis entre 1-6 mg.   Para alteraciones maníacas en niños y adolescentes: Se inicia el tratamiento con 0,5 mg al día. La dosis 5 puede aumentar de 0,5 a 1 mg, pero no con una frecuencia mayor que día por medio, hasta 2,5 mg diarios. La dosis eficaz se encuentra entre 0,5-6 mg.   Para conductas disruptivas en adultos: Personas con más de 50 kg de peso, se inicia con 0,5 mg al día; se aumenta de a 0,5 mg pero no con una frecuencia mayor a día por medio hasta 1,5 mg diario. Para personas que pesan menos de 50 kg, el tratamiento se inicia con 0,25 mg/día y se aumenta de a 0,25 mg pero no con una frecuencia mayor a día por medio. Las dosis más eficaces están entre 0,25-0,75 mg diarios.   Niños y adolescentes con autismo: Para pacientes con menos de 20 kg de peso, se inicia el tratamiento con 0,25 mg al día. La dosis se aumenta de a 0,25 mg, comenzando el cuarto día de tratamiento. En el día 14, su médico podrá aumentar su dosis en 0,25 mg/día. El médico podrá aumentar la dosis total hasta 1,5 mg. Con niños de más de 20 kg de peso el tratamiento se inicia con 0,5 mg al día e incrementos de 0,5 mg desde el cuarto día de iniciado el tratamiento. En el día 14, la dosis podrá ser aumentada en 0,5 mg por día. La dosis máxima diaria no debe ser mayor de 2,5 mg si el peso está entre 20-45 kg 0 de 3,5 mg si el peso es mayor a 45 kilos.   Pacientes con daño renal o hepático: Su médico le indicará su dosis de acuerdo a la funcionalidad de sus riñones e hígado.
Sobredosis
Puede producirse uno o más de los signos siguientes: estado reducido de conciencia, somnolencia, insomnio, temblor excesivo o rigidez muscular excesiva. Generalmente estos efectos son inofensivos. Sin embargo, si se presenta alguno usted debe contactar inmediatamente a su doctor. Debe acudir al centro asistencial más cercano si sospecha sobredosis.
Condiciones de almacenamiento:
Mantener fuera del alcance de los niños; en su envase original; protegido del calor, luz y humedad. No use este producto después de la fecha de vencimiento indicada en el envase. Almacenar a temperatura menor a 30ºC.  
Descargar PDF
Formulario Farmacovigilancia

Si ha presentado efectos adversos con este medicamento infórmenos y lo ayudaremos.

Si necesita ayuda, contáctenos
Boton