Buscador

Quiero encontrar:

Cómo fomentar la sensibilidad a los olores en torno al asma ¡sin parecer demasiado sensible!

28/11/2018

Escrito por Kerri MacKay. Revisado clínicamente por la Dra. Judith Marcin el 31 de enero de 2017.

Titulo

He vivido con asma durante casi diez años, pero incluso antes de recibir el diagnóstico, tenía problemas con las fragancias. Comenzó en la escuela secundaria, que probablemente sea una de las peores épocas de la vida para lidiar con problemas que se originan en los productos perfumados. En todas partes, había alguien que rociaba un desodorante con fragancia en el pasillo (asqueroso) o que “necesitaba” ponerse crema para manos con aroma a pomelo en medio de la clase.

En ese entonces, las fragancias fuertes me causaban dolores de cabeza y una terrible sensación de ardor en la cara. Aproximadamente un año después, se sumó el asma a esas reacciones. El problema era que no hablaba de eso excepto con algunos amigos cercanos. Lo agregamos a mi formulario médico cuando cursaba el undécimo o duodécimo grado, en caso de tener que irme de clases, pero defenderme no era algo que hacía en ese entonces.

Hace siete años que terminé la escuela secundaria, y muchas de estas situaciones se atenuaron. Las personas (algunas de ellas) se están volviendo más conscientes del impacto que tienen las fragancias en la salud de otras personas, ya sea un problema respiratorio (como para quienes vivimos con asma) o migrañas, porque no estoy sola en mi sensibilidad a los olores. Un estudio de 2016, realizado en Australia, demostró que el 98% de casi 1.100 personas encuestadas estaban expuestas a un entorno perfumado al menos una vez a la semana. De esas personas, el 33% informó que tuvo síntomas relacionados con un entorno perfumado, como por ejemplo:

  • Problemas para respirar y asma
  • Problemas cutáneos
  • Congestión nasal
  • Migrañas

Sin embargo, a veces me enfrento a ciertos desafíos que me obligan a defenderme. Estos incluyen conferencias en las que me asignan un compañero de habitación de hotel, cafés con una amiga que tiene el hábito de llevar consigo una botellita de loción para manos, o compañeros de trabajo.

Admitiré que a veces, en el pasado, optaba por no explicarles a los demás lo que sus productos les hacían a mis pulmones. Pero si son personas que ves con frecuencia, la autodefensa es algo vital. Estoy totalmente convencida de que las personas simplemente no comprenden. No quieren ser ignorantes.

La única forma de ver resultados es al tratar de entablar la conversación. No lo des por perdido ni sufras por eso. Encuentra una manera de tener una conversación respetuosa. Puede requerir un poco de creatividad, pero aquí hay algunos consejos que me han ayudado en el pasado.

1. Encuentra una manera de iniciar la conversación

Entabla la conversación de forma gentil si no estás preparado para ser audaz: “Esas velas se ven adorables, pero en casa no podría usarlas debido a mi asma”. En algunas situaciones, es posible que necesites ser un poco más explícito. A veces, fingir un poco de confusión ayuda. Por ejemplo, aunque sepas que la persona realmente está usando perfume o colonia, podrías decir lo siguiente: “Sí, no me llevo bien con ninguno de esos ambientadores por mi asma, ¿te molesta si abro la ventana?”

2. Habla con la persona de forma discreta

Si te sientes cómodo, aparta a la persona que esté usando la fragancia y explícale brevemente lo que sucede. “Mira, noté que estás usando perfume hoy. Lamento ser una molestia y me gustaría no tener que serlo, pero tengo asma y la fragancia empeora mi respiración”.

3. Edúcalos

Explica brevemente que, si bien no es una alergia, inhalar diferentes sustancias (ya sea caspa de perros, laca o aire frío) cuando se padece asma, puede hacer que se irriten tus pulmones y desencadenar síntomas de asma. Es posible que se muestren más receptivos a tu pedido si sienten que no los estás culpando: “Son mis pulmones, no tú” (aunque ellos tengan un poco de culpa). Si no lo saben, no tienen idea de lo que ocurre en tu cuerpo. Abrirse es clave.

4. Explora las opciones

Tuve un maestro de banda que una vez dijo: “Si no estoy a una pulgada de ustedes, no quiero olerlos”. Aunque prefiero a las personas sin fragancias, ME ENCANTA esta norma. Permite que las personas usen una cantidad pequeña (adecuada) de sus productos preferidos, mientras mantienen el olor para sí mismos. En lo personal, me agrada entrar a la casa de alguien que, en vez de oler a un ambientador comprado en una tienda, huele a Starbucks. Es una opción también (pero menos probable).

5. Recuerda, no es su vida

Si tienes problemas con personas que necesitan recordatorios constantes, tal vez sea solo eso: que necesitan recordatorios. Haz que sea algo casual, pero pregúntales si quieren que les recuerdes la próxima vez que vayas de visita o se reúnan: “Mira, sería mucho mejor para mi asma si evitara exponerme a perfumes y esas cosas. Sé que es un inconveniente, pero no preocuparme por mi salud me ayudaría a ser mucho más productivo en estas reuniones. ¿Quieres que te envíe un mensaje a modo de recordatorio antes de nuestra próxima reunión?”

Para algunas personas, ponerse loción corporal o rociar un aerosol es tan normal como cepillarse los dientes. Podría ser difícil saltar ese paso sin un recordatorio amable.

6. Encuentra un representante

Mi mamá a menudo plantea los problemas en mi nombre, por ejemplo, si las personas preguntan qué me gustaría que me regalen. Cuando alguien comprende tus problemas, está muy bien pedirles ayuda, y a veces ayuda escuchar la información de alguien más.

7. Confía en el proceso

Sí, es difícil y horrible, comprendo. Es posible que a veces tengas que distanciarte de los demás por un tiempo, o que te sientas un disco rayado o que sufras las consecuencias, en lo que respecta al asma. Con el tiempo, las personas lo comprenderán. Hace diez años que paso por esto, y ahora creo que toda mi familia lo comprende. Lleva tiempo, pero de una u otra forma, lo lograrás.

Puede ser difícil explicarles a las personas que un producto que les agrada, y que creen que huele bien, puede causarles problemas a las personas con asma o con otras enfermedades. Persiste, y con suerte estos consejos te ayudarán a que los demás comprendan por lo que estás pasando.

 

Copyright © 2005 – 2018 Healthline Networks, Inc. Todos los derechos reservados. Healthline sirve solo para fines informativos, y no debe considerarse como un consejo médico, diagnóstico o recomendación de tratamiento.

 

NPS-CL-00053-Ene-2021