Buscador

Quiero encontrar:

Esclerosis múltiple: qué alimentos evitar

28/11/2018
Alimentación Dieta Esclerosis Esclerosis múltiple

Escrito por Treacy Colbert

Revisión médica a cargo de la Dra. Deborah Weatherspoon, máster en Ciencias de Enfermería, enfermera certificada, enfermera anestesista certificada, 27 de febrero de 2017

Titulo

La importancia de una buena alimentación

Comer alimentos saludables y nutritivos es esencial para sentirse bien y tratar los síntomas de la esclerosis múltiple (EM). En la EM, el sistema inmune ataca al sistema nervioso central, e inhibe o interrumpe los impulsos eléctricos, lo que provoca síntomas como los siguientes:

  • Fatiga
  • Entumecimiento
  • Problemas motrices
  • Disfunción de los intestinos y de la vejiga
  • Problemas en la vista

La dieta es una herramienta importante cuando se trata de vivir bien con estos síntomas. Sigue leyendo para saber qué alimentos pueden ayudarte o agravar la afección.

No hay una dieta mágica para la EM

No hay una dieta que pueda tratar y curar la EM. Dado que los síntomas de EM suelen ser intermitentes, es difícil dimensionar la efectividad de una dieta. Sin embargo, los especialistas en EM sugieren que una dieta rica en fibras y baja en grasas puede beneficiar a las personas con EM.

Deja las grasas saturadas

En 1948, el médico Roy Swank presentó una dieta baja en grasas para la EM. Afirmó que las grasas saturadas provenientes de productos animales y aceites tropicales empeoran los síntomas de la EM.

La investigación de Swank es polémica. Se llevó a cabo antes de que los resonadores magnéticos pudieran medir el avance de la EM, y sus estudios no contaban con un grupo de control. Sin embargo, consumir menos de 15 g de grasas saturadas por día es bueno para el bienestar general. Es una decisión favorable y saludable en miras de un buen estado de salud. Pero no elimines todas las grasas, ya que mantener niveles adecuados de vitamina D puede tener un efecto protector sobre la EM. Algunos de los alimentos que contienen vitamina D son los pescados grasos (como el salmón, el atún y la caballa), el hígado de res, el queso y las yemas de huevo.

Evita los lácteos enteros

Un análisis del Nurses’ Health Study (I y II) no pudo establecer una relación entre el consumo de grasas y la aparición de EM. De igual manera, la investigación tampoco pudo probar la existencia de una relación teórica entre la sensibilidad a los lácteos y la cantidad y gravedad de las crisis de EM. Sin embargo, optar por leche, queso, yogur y otros lácteos descremados es una estrategia de protección que puede mejorar la salud en general.

Deja las bebidas dietéticas

Las bebidas con aspartamo, cafeína y alcohol irritan la vejiga, así que lo mejor es evitarlas si no quieres tener síntomas de EM relacionados con la vejiga. Pero no tienes por qué preocuparte por el aspartamo como causante de la EM, eso es un mito.

¿Y qué sucede con el gluten?

Un estudio publicado en BMC Neurology informó que los pacientes con EM seleccionados y sus familiares directos tenían una mayor incidencia de intolerancia al gluten que la población general. Pero eso no significa que todos los pacientes con EM deban dejar de consumir gluten. La decisión de adoptar una dieta libre de gluten, que suprima los alimentos con trigo, centeno, cebada y triticale, debe estudiarse según cada caso. Los investigadores también recomiendan la detección temprana de la intolerancia al gluten y un tratamiento acorde para pacientes con EM.

Frutas en vez de azúcares refinados

No existe evidencia científica que demuestre que los azúcares refinados guardan relación con las crisis de EM. Sin embargo, cuidarse con los dulces ayuda a mantener el peso, que es muy importante para las personas con esta enfermedad. Los alimentos azucarados y calóricos generan aumento de peso, y el sobrepeso aumenta la fatiga relacionada con la EM. Además, el sobrepeso empeora los problemas de movilidad y aumenta los riesgos de enfermedades cardiovasculares. Una porción de pastel de cumpleaños cada tanto está bien, pero generalmente opta por comer una fruta como colación y postre. La fruta, rica en fibra, también alivia el estreñimiento, otro síntoma de la EM.

Come bien, siéntete bien, vive una larga vida

La EM es una enfermedad de por vida que pone en el camino desafíos que pueden cambiar con el tiempo, pero la mayoría de las personas con EM encuentran la forma de controlar los síntomas y de tener vidas plenas y satisfactorias. Las enfermedades cardíacas y el cáncer son las principales causas de muerte en las personas con EM, al igual que en resto de la población. No hay necesidad de adoptar una dieta restringida o rígida si tienes EM. Llenar el plato de alimentos deliciosos, ricos en fibra y bajos en grasas te brindará la energía que necesitas y te ofrecerá protección contra otros problemas de salud.

Copyright © 2005 – 2018 Healthline Networks, Inc. Todos los derechos reservados. Healthline sirve solo para fines informativos, y no debe considerarse como un consejo médico, diagnóstico o recomendación de tratamiento.

 

NPS-CL-00056-Ene-2021

Referecias