Buscador

Quiero encontrar:

La EPOC y la gran altitud

27/11/2018
Altitud Enfermedad pulmonar Enfermedad respiratoria EPOC

Escrito por Joann Jovinelly. Revisión médica a cargo del Dr. Steve Kim, 20 de enero de 2016.

Titulo

La EPOC, o enfermedad pulmonar obstructiva crónica, es un tipo de enfermedad pulmonar que dificulta la respiración. Por lo general, la afección es causada por la exposición prolongada a irritantes pulmonares, como el humo del cigarrillo o la contaminación del aire. Las personas con EPOC generalmente experimentan dificultad para respirar, sibilancia y tos.

Si tienes EPOC y te gusta viajar, probablemente sepas que la gran altitud puede empeorar los síntomas de la EPOC. A grandes alturas, tu cuerpo necesita trabajar más para inhalar la misma cantidad de oxígeno que recibe en alturas más cercanas al nivel del mar. Esto hace que tus pulmones se esfuercen y que sea más difícil respirar. Respirar a grandes altitudes puede ser particularmente difícil si tienes EPOC o alguna otra afección, como presión arterial alta, enfermedades cardíacas o diabetes. Estar expuesto a una gran altitud durante varios días puede afectar el corazón y los riñones.

Según la gravedad de tus síntomas de EPOC, es posible que necesites complementar tu respiración con oxígeno cuando te encuentras en altura, en especial por encima de los 1.500 m. Esto puede ayudarte a evitar la deficiencia de oxígeno.

La presión atmosférica estándar en los vuelos comerciales es equivalente a una altura de 1.500 a 2.500 m sobre el nivel del mar. Si debes llevar oxígeno adicional a bordo, deberás coordinarlo con la aerolínea antes de tu vuelo.

¿Qué es una gran altitud?

A grandes altitudes, el aire es más frío, menos denso y contiene menos moléculas de oxígeno. Esto quiere decir que debes respirar más veces para obtener la misma cantidad de oxígeno que en altitudes menores. A mayor altura, mayor dificultad para respirar.

  • Gran altitud: de 4.921 pies a 11.483 pies/de 1.500 m a 3.500 m.
  • Altitud muy elevada: 11.483 pies a 18.045 pies/3.500 m a 5.500 m.
  • Altitud extrema: mayor a 18.045 pies o 5.500 m.

Mal de altura

El mal agudo de montaña, también conocido como mal de altura, puede desarrollarse durante los cambios de la calidad del aire a grandes elevaciones. Por lo general ocurre, aproximadamente, a los 8.000 pies, o 2.400 m, sobre el nivel del mar.

El mal de altura puede afectar a las personas sin EPOC, pero puede ser más grave en las personas que padecen EPOC o algún tipo de afección pulmonar. Las personas que se exigen físicamente también tienen más probabilidades de experimentar el mal de altura.

El mal de altura puede ser leve o grave. Los primeros síntomas pueden ser los siguientes:

  • Dificultad para respirar.
  • Mareo.
  • Fatiga.
  • Aturdimiento.
  • Cefalea.
  • Náuseas.
  • Vómitos.
  • Pulso acelerado o aceleración del ritmo cardíaco.

Cuando las personas con mal de altura permanecen a grandes alturas, los síntomas pueden volverse más graves y además afectar los pulmones, el corazón y el sistema nervioso. Cuando esto ocurre, los síntomas pueden ser los siguientes:

  • Confusión.
  • Congestión.
  • Tos.
  • Opresión torácica.
  • Disminución del estado de conciencia.
  • Palidez o decoloración de la piel debido a la falta de oxígeno.

Sin el oxígeno adicional, el mal de altura puede producir afecciones peligrosas, como el edema cerebral de altitud (ECA) o edema pulmonar de altitud (EPA). El EPA puede ocurrir cuando se acumula demasiado fluido en los pulmones, mientras que el ECA puede producirse debido a la acumulación de fluido o inflamación en el cerebro.

Las personas con EPOC siempre deben llevar oxígeno adicional durante los vuelos largos y los viajes a la montaña. Esto evitará que se desarrolle el mal de altura y que los síntomas de la EPOC empeoren.

Habla con tu médico

Antes de viajar, es importante que te reúnas con tu médico para hablar sobre cómo tu viaje podría afectar tus síntomas de EPOC. Además, tu médico puede explicarte mejor qué es el mal de altura, cómo podría afectar tu respiración y cómo puedes estar mejor preparado.

Si te preocupas por cómo tus síntomas de EPOC podrían agravarse debido a la altura, pídele a tu médico que realice una medición de hipoxia de gran altura. Este examen evaluará tu respiración a niveles de oxígeno similares a los de las alturas más elevadas.

Mudanza a zonas de gran altitud

En general, para quienes tienen EPOC, es mejor vivir en ciudades o pueblos que están más cerca del nivel del mar. El aire se vuelve menos denso a grandes altitudes, lo cual dificulta la respiración. Esto se aplica especialmente a quienes padecen la EPOC. Deben esforzarse más para respirar, lo cual puede hacer que se tensen los pulmones y que se desencadenen, con el tiempo, otras enfermedades.

A menudo, los médicos desaconsejan mudarse a zonas altas. Esto a veces puede reducir la calidad de vida de las personas con EPOC. Sin embargo, los efectos de la gran altitud en los síntomas de la EPOC pueden variar de persona a persona. Debes programar una cita con tu médico si piensas mudarte de forma permanente a una ciudad o pueblo que se encuentra a mayor altura. Pueden hablar sobre los riesgos de la mudanza y el impacto que podría tener en tus síntomas de EPOC.

 

Copyright © 2005 – 2018 Healthline Networks, Inc. Todos los derechos reservados. Healthline sirve solo para fines informativos, y no debe considerarse como un consejo médico, diagnóstico o recomendación de tratamiento.

 

NPS-CL-00047-Ene-2021

Referecias