Buscador

Quiero encontrar:

Siete datos sobre la esclerosis múltiple que deberías saber

26/11/2018
Esclerosis múltiple Síntomas

Escrito por Erica Roth. Revisión médica a cargo de la Dra. Deborah Weatherspoon, enfermera certificada, enfermera anestesista certificada, 20 de junio de 2017.

Titulo

¿Qué es la esclerosis múltiple?

La esclerosis múltiple (EM) es una enfermedad neurológica, eso significa que afecta los nervios. Además, es una enfermedad autoinmune. Eso significa que las defensas del organismo que atacan las enfermedades comienzan a funcionar mal y empiezan a atacar a las células.

La EM hace que el sistema inmune ataque la mielina del cuerpo, una sustancia protectora que recubre los nervios. Los nervios desprotegidos quedan dañados y no funcionan como lo harían con una mielina saludable. El daño de los nervios produce una amplia variedad de síntomas cuya gravedad varía.

Sigue leyendo para conocer siete datos esenciales que deberías saber sobre la EM.

1. Es una afección crónica

La esclerosis múltiple es una afección crónica, es decir, es de larga duración y no tiene cura. Dicho esto, es importante destacar que para la mayoría de la gente con EM, la enfermedad no es letal. Gran parte de las 2 millones de personas con EM de todo el mundo tiene una expectativa de vida normal. Es probable que haya algunas personas que padezcan complicaciones tan graves que les acortan la vida.

Si bien la EM es una afección de por vida, muchos de los síntomas pueden tratarse y controlarse con medicación y cambios en el estilo de vida.

2. Los síntomas varían

La lista de los síntomas posibles de EM es larga. Abarcan el entumecimiento, cosquilleo, problemas en la vista, problemas de equilibrio y movilidad, y dificultad para hablar.

No existen síntomas “típicos” de EM, porque cada persona vive la enfermedad de forma distinta. Los mismos síntomas suelen aparecer y desaparecer con frecuencia, y puedes recuperar una función perdida, como el control urinario. El patrón impredecible de los síntomas está relacionado con los nervios que el sistema inmunitario ataca en un momento dado.

3. La EM implica recaídas y remisiones

La mayoría de la gente que busca tratamiento para la EM tiene recaídas y entra en remisión. Una recaída se da cuando empeoran los síntomas. Las recaídas también se denominan exacerbaciones.
La remisión es un período en el cual la enfermedad no presenta síntomas. Una remisión puede durar semanas, meses e incluso años en algunos casos. Pero una remisión no implica la desaparición de la EM. La medicación puede contribuir a la remisión, pero la EM sigue allí. Es probable que los síntomas reaparezcan en algún momento.

4. La EM tiene un lado cognitivo

El daño que produce la EM en los nervios también puede afectar el razonamiento analítico y otras competencias cognitivas (mentales). Es bastante común que la gente con EM tenga problemas relacionados con la memoria y le cueste encontrar las palabras adecuadas para expresarse. Entre los efectos cognitivos se encuentran los siguientes:

  • Incapacidad para concentrarse o prestar atención.
  • Deterioro de la capacidad de resolver problemas.
  • Problemas con las relaciones espaciales (reconocer dónde está tu cuerpo en el espacio).

Los problemas cognitivos a veces conducen a frustración, depresión y enojo. Son reacciones normales, y tu médico puede ayudarte a tratarlas.

5. La EM es una enfermedad silenciosa

La EM se califica como una “enfermedad silenciosa” o una “incapacidad invisible”. Mucha gente con EM luce igual que alguien que no padece la enfermedad porque ciertos síntomas, como la vista borrosa, los problemas sensoriales y el dolor crónico, no son visibles. Sin embargo, una persona con EM puede necesitar adaptaciones especiales, aunque no tenga problemas de movilidad y parezca estar “bien”.

La EM también es conocida como enfermedad silenciosa porque, incluso durante una remisión, la enfermedad avanza. Esto suele conocerse como la “evolución silenciosa” de la EM.

6. Las temperaturas frescas ayudan

Los médicos recomiendan que las personas con EM estén, en lo posible, en lugares frescos. La intolerancia al calor es un problema común y suele exacerbar los síntomas. Los síntomas pueden agravarse por los siguientes motivos:

  • Temperaturas altas o exposición al sol.
  • Fiebre o enfermedad.
  • Baños o duchas calientes.
  • Acaloramiento por hacer ejercicio.

Usa ventiladores o el aire acondicionado, toma bebidas frías y hazte compresas heladas para mantenerte fresco. Usa capas de ropa ligera que sean fáciles de quitar. Un chaleco refrigerante es una buena idea.

Es importante destacar que, aunque puedas tener una recaída relacionada con el calor, las temperaturas altas no acelerarán el avance de la EM.

7. La vitamina D es importante

Las investigaciones han demostrado un vínculo entre la vitamina D y la EM. El nutriente actúa como una protección contra la EM, e implica menos recaídas en los pacientes que ya padecen la enfermedad.

La luz solar activa la producción de vitamina D en el organismo, pero la exposición al sol también puede provocar recaídas inducidas por el calor. Entre las fuentes de vitamina D menos riesgosas se encuentran la leche fortificada, el jugo de naranja y ciertos cereales de desayuno. El aceite de hígado de bacalao, el pez espada, el salmón, el atún y los huevos también son alimentos naturales con vitamina D.

Pronóstico de la EM

La EM es una enfermedad impredecible que se manifiesta de distintas formas en cada persona. Para ayudarte a vivir con los síntomas hoy y en el futuro, procura armarte un sólido sistema de respaldo de amistades, familia y profesionales de la salud. Además, sigue el plan de tratamiento que tu médico diseñe para tu caso. Un tratamiento adecuado puede minimizar las recaídas y ayudarte a vivir cada día a pleno.

 

NPS-CL-00042-Ene-2021

Referecias